CRANACH, NATURALMENTE
SAN JERÓNIMO EN LA SELVA

Cranach el Viejo (1472–1553), uno de los pintores más importantes de su época junto a Durero, se ocupó en repetidas ocasiones de un tema: san Jerónimo en el desierto. Sin embargo, este «desierto» es un lugar sorprendente. Cranach lo transforma en un paisaje de bosque frondoso habitado por animales de gran realismo y extraños seres fabulosos. Tomando como base la obra maestra San Jerónimo en el desierto, la exposición sitúa por primera vez a Cranach, pintor de la naturaleza, en el contexto de las tensiones de su época. Las ciencias naturales y el simbolismo van unidos y adoptan una posición sorprendente respecto a las disputas de la época de la Reforma.